cancionesdelcine.com.

cancionesdelcine.com.

La evolución del score en una película de terror

En el cine, la música juega un papel fundamental a la hora de contar una historia, generar emociones y crear atmósferas. En el género de terror, la música se convierte en un elemento clave para generar miedo y tensión en el espectador. Pero, ¿cómo ha evolucionado el score en una película de terror a lo largo del tiempo?

En los primeros años del cine, la música en las películas de terror solía ser bastante simple. Se utilizaban principalmente efectos sonoros como sonidos de puertas chirriando, crujidos de escaleras, gemidos y susurros, para generar tensión y miedo en el espectador. La música era generalmente minimalista y consistía en acordes de piano o órgano. Un ejemplo de esto es la película muda Nosferatu (1922), la cual utilizó música de órgano para generar una atmósfera de terror y misterio.

Sin embargo, con el paso del tiempo y el avance de la tecnología, la música en las películas de terror comenzó a ser más compleja y sofisticada. En la década de los 60, el compositor Bernard Herrmann revolucionó el género de terror con su score para Psicosis (1960), de Alfred Hitchcock. La música en esta película fue utilizada de manera magistral para generar tensión y miedo en el espectador, a través del uso de cuerdas y acordes disonantes.

En los años 70, el cine de terror experimentó un gran auge, y junto con ello, la música se volvió más experimental y arriesgada. Un ejemplo de esto es la película El Exorcista (1973), la cual utilizó música electrónica y efectos sonoros para generar una sensación de malestar y angustia en el espectador.

En los años 80, la música en las películas de terror se volvió más comercial y accesible al público masivo. Las bandas sonoras de películas como A Nightmare on Elm Street (1984) y Friday the 13th (1980) incluían canciones de rock y pop, junto con temas instrumentales más tradicionales del género de terror.

En los años 90, la música en las películas de terror se volvió más minimalista y sutil. El compositor John Carpenter utilizó música electrónica minimalista para generar una atmósfera de misterio y tensión en su película de culto, In the Mouth of Madness (1994). Además, la música en películas como Scream (1996) se utilizó para jugar con las expectativas del espectador y subvertir los clichés del género.

En la última década, la música en las películas de terror ha vuelto a ser más sofisticada y vanguardista. Compositores como Mica Levi, quien creó el score para Under the Skin (2013) y Jackie (2016), han utilizado música experimental y avant-garde para generar emociones en el espectador. Además, películas como It Follows (2014) y The Witch (2015) han utilizado la música para crear una atmósfera de inquietud y desasosiego en el espectador.

En conclusión, la música en las películas de terror ha evolucionado enormemente a lo largo del tiempo, desde la utilización de simples efectos sonoros y acordes de piano en los primeros años del cine, hasta la experimentación y la vanguardia de la última década. La música en las películas de terror sigue siendo un elemento esencial para crear atmósferas de miedo y tensión en el espectador, y continúa siendo uno de los elementos más fascinantes del género.